Pastel 3 leches casero

Postre: Pastel de 3 leches casero

Postres

Traemos una deliciosa receta, un delicioso bizcocho de vainilla, remojado con tres leches. Es dulce, tierno y deliciosamente jugoso, enamora desde el primer bocado y es sin duda la receta perfecta para sorprender a esa persona especial.

Consiste en un esponjoso bizcocho que se empapa en la llamada salsa tres leches, es decir, una mezcla entre leche condensada, leche evaporada y crema de leche (nata). La combinación de todos esos sabores da como resultado un postre dulce, tierno y apetecible a todas horas. Está tan bueno que poca decoración le hace falta.

Ingredientes Pastel 3 leches casero

Para el pastel

  • 1½ tazas de harina
  • 1 cucharada de polvo para hornear (royal)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 4 claras de huevo
  • 4 yemas de huevo
  • ¾ taza de azúcar
  • ½ taza de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
Para las tres leches
  • 1 lata de leche condensada
  • 300 ml de leche evaporada
  • 1 lata de 225 ml de media crema
  • ¼ taza de ron
Para decorar y rellenar
  • 3 tazas de crema para batir, fría
  • ½ taza de azúcar glass
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • Duraznos en almíbar
  • Fresas frescas

Preparación

Para el pastel

  1. Precalienta el horno a 180°C y prepara un molde circular para horno de 20 a 23 cm de diámetro, untándolo con la mezcla de 1 cucharada de mantequilla derretida y una cucharada de harina.
  2. En un tazón mezcla la harina, el polvo para hornear y la sal.
  3. En otro tazón batimos las claras de huevo hasta que estén a punto de turrón, para después agregarle poco a poco la mitad del azúcar; continuamos batiendo hasta que espese.
  4. Aparte, batimos las yemas de huevo con el resto del azúcar y el extracto de vainilla, entre 4 a 6 minutos hasta lograr que doblen su tamaño y cambien de color.
  5. Enseguida, agregamos las yemas a las claras y continuamos batiendo hasta que se integren.
  6. Añadimos alternando la mezcla de harina y la leche, hasta lograr que todos los ingredientes estén bien integrados.
  7. Colocamos la mezcla en el molde circular y horneamos durante 30 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro salga limpio.
  8. Pasamos el pastel a una rejilla y dejamos que se enfríe por completo. Una vez frío, con ayuda de un cuchillo de sierra, lo partimos por la mitad para formar dos capas.
Para las tres leches
  1. Mientras se enfría nuestro pastel, colocamos en una jarra la leche condensada, la leche evaporada, la media crema y el ron. Nos ayudamos con un batidor de globo para integrarlas hasta obtener una mezcla homogénea.
Para el decorado
  1. En un tazón, que habremos metido en el congelador media hora antes, colocamos la crema para batir, que debe estar bien fría, Batimos a velocidad media hasta que se comiencen a formar picos suaves, momento en que agregaremos el azúcar glass y el extracto de vainilla, y continuamos batiendo hasta que se formen picos firmes.
  2. Cortamos los duraznos en gajos, y las fresas en mitades.
Para montar el pastel
  1. Colocamos en un platón la mitad inferior del pastel y lo agujereamos con un tenedor. Con ayuda de una duya pastelera, formamos un círculo de crema batida en la orilla superior e inferior del pastel, el cual nos ayudará a que la mezcla de leches no se derrame.
  2. Con cuidado y poco a poco, vaciamos la mitad de la mezcla sobre el pan, esperando a que la absorba entre cada adición.
  3. A continuación, cubrimos la parte superior con una capa de crema batida, seguida de una capa de rebanadas de durazno y otra capa, más ligera, de crema batida.
  4. La otra mitad del panlo invertimos, de forma que nuestro corte quede en la parte superior. Lo picamos también con el tenedor y lo colocamos encima de nuestro pastel. Repetimos los pasos anteriores: rodear con crema batida, agregar las tres leches, esperar a que absorba y agregar una capa de crema batida.
  5. Por último, con la crema batida restante cubrimos todo el pastel, decoramos a nuestro gusto y acomodamos las mitades de fresas y rebanadas de durazno encima.

El resultado, un pastel de tres leches realmente bien húmedo, con un toquecito de ron que no hizo más que realzar su dulzura. Además, mantuvo su textura, sin secarse, durante los tres días que tardamos en acabar con él nosotros dos.

¡Buen provecho!

Si quieres recibir artículos como este en tu móvil únete al Canal de Siete Recetas en Telegram, InstagramFacebook o en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *